ENFERMEDADES

ESPONDILITIS
ANQUILOSANTE
Reumática, inflamatoria, progresiva y dolorosa. Afecta principalmente a la columna vertebral.
Conocer más
ESPONDILOARTRITIS
AXIAL NO RADIOGRÁFICA
Puede presentar signos y síntomas similares a la EA, como dolor crónico y pérdida funcional.
Conocer más
ARTRITIS PSORIÁSICA
La artritis psoriásica es una enfermedad de las articulaciones que se presenta en aproximadamente un 10% de pacientes que padecen psoriasis en la piel
Conocer más
UVEÍTIS
Inflamación de la capa media del ojo, que afecta al iris, cuerpo ciliar, la pars plana y/o la coroides.
Conocer más
ENFERMEDAD
DE CROHN
Autoinmune, inflamatoria y crónica que puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo
Conocer más
COLITIS
ULCEROSA
De causa desconocida, evoluciona en brotes de intensidad y duración variable.
Conocer más

Recomendaciones

Confía en tu médico

Confía en tu médico

Ante el reto de enfrentarse a una enfermedad crónica, es aconsejable una buena relación entre médico y paciente, basada en la confianza mutua para un óptimo manejo de la misma. Esta situación, en la que ambos interaccionan para desarrollar una conducta terapéutica acorde a los valores y preferencias del paciente, es el modelo que permite la más abierta comunicación, en la que el enfermo siente la libertad necesaria para expresar sus dudas e inquietudes. Se ha demostrado que cuando el paciente se convierte colaborador del médico en la búsqueda y elaboración de alternativas y toma de decisiones, el cuidado de la salud es realizado de la forma más eficaz.
El médico debe dedicar el tiempo necesario a explicar el proceso de la enfermedad y aconsejar sobre las actitudes, conductas y estilos de vida más saludables para el paciente. Es básico informarle sobre cuál es la naturaleza y los potenciales riesgos de su enfermedad, y de cómo adaptarse y convivir con ella. También es necesario transmitir la conveniencia de que él mismo participe activamente en el tratamiento y en su propio cuidado.

Asóciate

Asóciate

Desde CEADE coordinamos y dinamizamos distintas actividades llevadas a cabo por asociaciones de toda España.

Pero también damos sustento a los pacientes de espondilitis y a sus familias, facilitamos información, ponemos a vuestro servicio todo nuestro apoyo y el de profesionales con amplia experiencia en el tratamiento de la enfermedad.

Por eso en CEADE encontrarás un punto de referencia para todo lo que tiene que ver con la enfermedad y su tratamiento. Podrás acudir a nosotros para cualquier cosa que necesites, estamos aquí para ayudarte.

¡Asóciate!

Tratamiento rehabilitador

Tratamiento rehabilitador

La rehabilitación es uno de los pilares fundamentales en el abordaje de las Espondiloartritis. Pero no es un tratamiento curativo, sino que pretende prevenir, o en su caso corregir, las limitaciones funcionales derivadas de la enfermedad, adiestrando al paciente en las actividades de la vida diaria bien modificando conductas o bien a través de ayudas técnicas y órtesis, cuando sean necesarias.
La especialidad de Rehabilitación y Medicina Física abarca distintos programas terapéuticos que, dirigidos por el médico rehabilitador y aplicados por diferentes profesionales técnicos y de forma individualizada, permiten aumentar al máximo las capacidades funcionales del paciente, proporcionándole una mejor calidad de vida.
La fisioterapia (tratamiento mediante agentes físicos) incluye la termoterapia, ultrasonoterapia, electroterapia, fototerapia-láserterapia, magnetoterapia, hidroterapia y cinesiterapia. Las indicaciones de estos tratamientos debe realizarla siempre el médico y constituye una de las tareas específicas del médico rehabilitador.

Gabinete psicológico

Gabinete psicológico

Ante el diagnóstico de una enfermedad reumática crónica como es la Espondiloartritis Axial, se pueden desencadenar notables y trascendentes reacciones psicológicas. No solo afrontamos las posibles expectativas de un menoscabo físico y un sufrimiento inherente al proceso de la enfermedad, sino que también debemos enfrentarnos a posibles conflictos sociales y restricciones en las esferas familiares y laborales. Por todo esto, ante las posibles reacciones adversas como la negación, la autocompasión y la depresión, todos los esfuerzos y terapias deben dirigirse a la aceptación de la nueva situación, ya que esto supone la reacción psicológica más adecuada ante una enfermedad crónica y constituye la fase final en la evolución de la actitud del individuo ante la dolencia. No se trata de un abandono, desinterés o sumisión como resultado de la impotencia para resolver el problema, sino al contrario; el paciente asimila el proceso reumático de manera reflexiva, reorganiza su vida, afronta las dificultades sin desánimo y sigue, de manera activa, las indicaciones médicas, cuyo objetivo no es otro que mejorar su calidad de vida. La labor asistencial de las Asociaciones de enfermos, la familia, amigos y médicos juegan un papel muy importante en el proceso de aceptación de la nueva situación.

Una llamada a la esperanza

Una llamada a la esperanza

A lo largo de los últimos 25 años se han realizado notables progresos en el conocimiento de las Espondiloartritis, pero somos conscientes de que todavía queda mucho camino por delante. Cada vez se reducen más los tiempos en el diagnóstico precoz de este grupo de enfermedades, disminuyendo así las secuelas y limitaciones funcionales que pueden provocar si las dejamos en libre evolución. Por otra parte, con la aparición de los nuevos agentes biológicos dirigidos contra el mediador de la inflamación, conocido como factor de necrosis tumoral (TNF), se ha abierto un alentador futuro para aquellos pacientes con escasa respuesta a los fármacos clásicos. Sin duda, estos avances son motivo de satisfacción, pero los enfermos afectados por las Espondiloartritis deben saber que se están desarrollando investigaciones que van más allá. Se analizan cada vez con mayor precisión los genes implicados en las respuestas inmunes anormales y se buscan los modos de evitar su expresión o de bloquear la cadena de acontecimientos que llevan al desarrollo de las Espondiloartritis. Mientras se indaga en el origen de estos procesos, los continuos logros farmacológicos van reduciendo el sufrimiento de los enfermos y mejorando su calidad de vida. Así pues, paso a paso, nos vamos acercando hacia la esperanzadora posibilidad de conseguir la curación o la prevención de las Espondiloartritis.

Muévete

Muévete

La actividad física y deportiva se considera una buena medida para luchar contra el deterioro en las Espondiloartritis. Ayuda a combatir y mejorar los síntomas de la ansiedad y la depresión aumentando el entusiasmo y el optimismo. Contribuye a la mejoría en el mecanismo de la respiración y favorece la disminución de la rigidez y la atrofia muscular.
Los ejercicios de respiración y corrección postural, así como los estiramientos, resultan muy positivos a corto, medio y largo plazo.
Mención especial requiere la natación: al practicarse en piscina climatizada, se produce una relajación y alivio del dolor, y el agua provoca una desgravación del cuerpo, con lo que se facilita el movimiento. Se recomienda:

    • Braza para tórax y cadera.

 

    • Estilo libre para hombros y caderas.

 

  • Espalda para hombros, caderas y columna dorsal y lumbar.

Recuerde que:

Debe tener en cuenta que toda la información recogida aquí no sustituye los consejos de su médico o de otros profesionales de la salud como  enfermeras o fisioterapeutas. Se trata, más bien, de un documento que le ayudará a complementar la información ofrecida por el equipo sanitario que le atiende.