Uveítis

La uveítis es la inflamación de la capa media del ojo, situada entre la esclerótica por fuera y la retina por dentro, que afecta al iris, cuerpo ciliar, la pars plana y/o la coroides.

 A veces, por extensión, puede afectar también a la retina.

La uveítis puede clasificarse según su etiología en cinco grandes grupos: idiopáticas, enfermedades de etiología autoinmune, infecciones, síndromes primariamente oculares, y síndromes de enmascaramiento que abarcan multitud de procesos entre los que destacan los tumores. En este último caso, la u

veítis sería una extensión ocular de un tumor primario.

En este sentido, la uveítis se considera idiopática en casi la mitad de los casos lo que significa que no se presenta en el contexto de ninguna otra enfermedad y que su causa es desconocida. Sin embargo, en la otra mitad de los casos su causa se puede diagnosticar y en cerca de una tercera parte de los pacientes la uveítis

se produce por una enfermedad reumática, entre las que se encuentran: artritis idiopática juvenil, espondilitis anquilosante, artritis psoriásica, artritis asociada a enteropatías, artritis reactiva, enfermedad de Behçet, algunas vasculitis sistémicas y sarcoidosis, entre otras.

La uveítis anterior

La uveítis anterior, también llamada iritis, ocurre cuando la inflamación se localiza en la cámara anterior del globo ocular (espacio comprendido entre el iris y la córnea). Es la forma más frecuente de uveítis y supone entre un 75-90% del total de las uveítis, y también es la forma más benigna.
Sociedad Española de Oftalmología
La forma más frecuente de uveítis

ubeAsimismo, según la localización anatómica afectada, las uveítis se clasifican en: uveítis anteriores, intermedias, posteriores o panuveítis (si afectan a todas las estructuras). En general, los principales síntomas son parpadeos excesivos, visión borrosa, alta sensibilidad a la luz o rojez y dolor en los ojos. En concreto, la uveítis anterior suele cursar con dolor, enrojecimiento ocular y fotofobia de aparición más o menos brusca; pocas veces existe disminución de la agudeza visual y, si aparece, suele ser leve. Sin embargo, en la uveítis posterior existe disminución de la agudeza visual, visión de “moscas volantes” y ocasionalmente fotofobia; por el contrario, no suele existir dolor ni enrojecimiento ocular.

Síntomas de la Uveítis

El paciente afecto de uveítis anterior suele tener el ojo rojo y doloroso, con intensa fotofobia (molestias muy acusadas cuando hay luz brillante). La visión muchas veces está conservada, aunque si la inflamación es severa puede existir visión borrosa. Además, la pupila suele tener un tamaño más reducido que la del otro ojo.

Asóciate

  • Desde CEADE coordinamos y dinamizamos distintas actividades llevadas a cabo por asociaciones de toda España.Pero también damos sustento a los pacientes de espondilitis y a sus familias, facilitamos información, ponemos a vuestro servicio todo nuestro apoyo y el de profesionales con amplia experiencia en el tratamiento de la enfermedad.Por eso en CEADE encontrarás un punto de referencia para todo lo que tiene que ver con la enfermedad y su tratamiento. Podrás acudir a nosotros para cualquier cosa que necesites, estamos aquí para ayudarte.¡Asóciate!

Recuerde que:

Debe tener en cuenta que toda la información recogida aquí no sustituye los consejos de su médico o de otros profesionales de la salud como  enfermeras o fisioterapeutas. Se trata, más bien, de un documento que le ayudará a complementar la información ofrecida por el equipo sanitario que le atiende.